Proyecto de construcción en Madrid de la torre más alta de la Unión Europea

El proyecto de prolongación del Paseo de la Castellana de Madrid verá levantarse en los próximos años una torre de oficinas que se convertirá en la más alta de la Unión Europea, tal y como ha desvelado en una comunicación pública el presidente de Constructora San  José, Antonio Béjar, encargada de completar la obra. La zona en la que se construirá la torre se convertirá en un centro de negocios internacional igual a los que existen en otras grandes capitales del mundo.

El nuevo edificio formaría parte de la denominada Operación Chamartín, proyecto urbanístico de la empresa Distrito Castellana Norte (DCN) que pretende revitalizar el final de la Avenida de la Castellana y una amplia zona del Barrio de la Paz madrileño.

La torre formará parte de un grupo de cinco, cuatro de ellas con alturas similares a las levantadas en los antiguos terrenos del Real Madrid. La torre más alta tendría 70 pisos, que superarían en 28 a la más elevada del skyline de Madrid, la Torre de Cristal, que tiene 52 pisos y 249 metros de altura.

La nueva torre estaría situada frente a las cuatro que actualmente forman un grupo característico en el perfil alto de la capital: la señalada Torre de Cristal, la PwC que alberga al Hotel Eurostar, la Torre Cepsa y la Torre Espacio.

El proyecto urbanístico está participado por la Constructora San José, encargada de materializar la construcción de las torres, por una entidad bancaria, el BBVA, y por Distrito Norte Castellana.

Aprobación provisional de la “Operación Chamartín”

El último gobierno municipal del Partido Popular aprobó en febrero de 2015, y de manera provisional, la reordenación de terrenos del norte madrileño en el Barrio de la Paz sobre una superficie total de algo más de 3 millones de metros cuadrados.

Unos terrenos, ocupados en su mayor parte por antiguas vías ferroviarias de Renfe, que se dedicarán a viviendas, oficinas, a la construcción de las torres, a la creación de nuevas infraestructuras viarias, comunes y de transportes y al establecimiento de zonas comerciales.

El anuncio de los detalles de la construcción de la torre fue desvelado por Antonio Béjar en un foro urbanístico en el que participan arquitectos, gestores de urbanismo internacionales, empresas privadas y representantes de instituciones públicas.

La operación urbanística aún tendrá que pasar por el trámite de su aprobación definitiva para que se inicien los plazos de ejecución de la obra. El nuevo gobierno municipal de izquierdas de Ahora Madrid aún no ha hecho pública su posición con respecto a los detalles del proyecto y a su posible revisión parcial o total.

El objetivo de los promotores urbanísticos que son socios del proyecto es que las torres se conviertan en un centro de negocios como los que ya existen en las principales capitales europeas. Para conseguir este objetivo, Distrito Castellana Norte ha propuesto levantar construcciones para oficinas, comercios y viviendas en el espacio con alturas iguales a las de los inmuebles que ya existen en el entorno.

En cualquier caso, el volumen de edificación por hectárea sería sensiblemente menor a los de la zona de la estación. En concreto, un tercio menos que en Chamberí y la mitad que la concentración actual del Paseo de la Castellana.

El proyecto de urbanización del extremo norte de Madrid en la zona del Paseo de la Castellana es la primera gran obra de remodelación urbanística de la ciudad desde que en 2008 se produjo la denominada ‘Caída del Ladrillo’, desencadenada por la parálisis del sector inmobiliario que arrastró a España a una de las mayores crisis económicas del último siglo.