Inicio Qué ver en Madrid Plaza de Cibeles en Madrid

Plaza de Cibeles en Madrid

plaza de cibeles
Rate this post

La Plaza de Cibeles es una de las zonas del centro de la ciudad más famosas y más representativas de Madrid, realizada entre finales del siglo XVIII y principios del XX, por lo que llevó bastante tiempo su finalización. En ella podemos encontrar monumentos tan icónicos como la Fuente de Cibeles, dedicada a la misma diosa griega (en la mitología romana diosa Ceres) que da nombre a la plaza (aunque antiguamente se llamó Plaza de Madrid y no de Cibeles), o edificios tan importantes como la sede del Banco de España o la actual sede del Ayuntamiento de Madrid, que se aloja en el llamado Palacio de Cibeles. 

palacio cibeles ayuntamiento madridOtros de los edificios destacados que conforman esta plaza, y que dan sentido también a su fama e importancia, son el Palacio de Buenavista o el Palacio de Linares.

 

Dónde se encuentra exactamente la Plaza de Cibeles

La Plaza de Cibeles se encuentra en pleno corazón de Madrid, entre la Puerta de Alcalá y el Banco de España, y en medio de las intersecciones del Paseo de Recoletos, del Paseo del Prado y de la Calle de Alcalá. En medio de la plaza, podemos encontrar la famosísima Fuente de la diosa Cibeles, una fuente neoclásica realizada en mármol en el año 1782 gracias al artista y arquitecto Ventura Rodríguez. Testigo de acontecimientos tan cruciales como la Guerra Civil en España, sucedida entre los años 1936 y 1939 del pasado siglo, hoy sigue siendo un icono de Madrid y de España de fama mundial, a lo que también ha contribuido enormemente el equipo de fútbol Real Madrid, pues todas sus celebraciones importantes tienen lugar en esta fuente y esta plaza, a cuya diosa los jugadores ofrecen sus premios.

La ubicación de la Plaza de Cibeles fue muy importante desde el principio, y no solo por encontrarse en el centro de Madrid, sino porque su situación daba inicio a la zona en la que vivían los monarcas y los nobles, es decir, a la zona palaciega de la que el antiguo Madrid gozaba desde el Renacimiento. Hoy en día la Plaza de la Cibeles está rodeada por tres conocidos distritos, que son: el distrito de Retiro, el distrito de Salamanca y el distrito centro. 

Además de la Fuente de Cibeles, la plaza se encuentra rodeada por sus cuatro lados de edificios importantísimos de la ciudad de Madrid, siendo el más antiguo el llamado Palacio de Buenavista, que fue construido en el año 1777 y que hoy es la sede del Ejército Español. Al lado del Palacio de Buenavista se sitúa el Palacio de Linares, construido en el año 1877, hoy sede y propiedad de la organización cultural Casa de América, que acerca a la gente a través de eventos de tipo económico y político, además de cultural, el pasado y el presente de América Latina.

palacio linares cibeles madridAl otro lado la Plaza de Cibeles se encuentra custodiada por el Palacio de Cibeles, también conocido como palacio de Comunicaciones (antaño sede de la antigua Casa de Correos y hoy sede del Ayuntamiento de Madrid) y por el Banco de España. Todos edificios señoriales que nos hablan de ese pasado palaciego del que disfrutó la ciudad de Madrid en otra época y que conforman ese aspecto pintoresco y señorial tan identitario del centro de la capital de España.

edifico banco españa cibeles

 

Origen y diseño de la Fuente de Cibeles

La monumental Fuente de Cibeles es una escultura que representa a la diosa griega de la naturaleza y de la fertilidad sentada sobre un gran carro conducido por dos leones salvajes mientras sostiene un cetro y una llave. Todo el conjunto simboliza ese gran poder que se le atribuía a esta diosa, o lo que es lo mismo, a la madre naturaleza. Como veíamos, fue diseñada durante el reinado de Carlos III por Ventura Rodríguez y esculpida en 1782, pero no siempre se encontró en la Plaza de Cibeles, pues en un principio se encontraba frente a la Fuente de Neptuno, en las puertas del Museo del Prado.

fuente de cibeles madridAdemás, se cree que esta fuente fue muy importante en el pasado también porque servía agua a la población, hasta que en el siglo XIX fue trasladada a su lugar actual convirtiéndose en una seña de identidad de la capital, sin ninguna función adicional que la propiamente estética, histórica y cultural.