Inicio Qué hacer en Madrid Qué ver en Madrid en un sólo día

Qué ver en Madrid en un sólo día

Qué ver en Madrid en un sólo día
5 (100%) 1 vote

Madrid es una ciudad llena de lugares interesantes que visitar; desde museos, exposiciones, monumentos, parques y jardines, barrios y rincones llenos de historia. Eso sin mencionar su gastronomía y su variada oferta de tiendas y centros comerciales. Para conocer bien la capital se necesitan muchos días o incluso semanas. Pero si eres de los que no tienen tiempo para hacer turismo y quieres hacer una escapada a la Villa, te ayudamos a planificar tu visita exprés de 24 horas. Porque un día puede dar mucho de sí y te lo vamos a demostrar. Un itinerario de mañana, tarde y noche. Estos son los planes que te proponemos. Anota los que más te interesen y ajústalos a tu agenda. ¡Te van a gustar tanto que repetirás!

Qué hacer por la mañana

Puerta del Sol

Placa Kilómetro Cero Madrid Puerta de Sol

Te aconsejo que inicies tu recorrido desde la misma Puerta de Sol. Es muy fácil llegar porque los principales medios de transporte público, metro, autobuses y tren de cercanías tienen parada en Sol. Aquí te harás una idea de la multiculturalidad que coexiste en la ciudad de Madrid, gente de cualquier nacionalidad que va y viene. Las prisas se reflejan en esta céntrica plaza. Es el ritmo que lleva esta ciudad.

Frente al famoso reloj que da las campanadas cada 31 de diciembre, está una de las placas más fotografiadas de Madrid, el Kilómetro Cero. No dudes en colocar aquí tus pies e inmortalizarlos con una foto en el punto donde salen las carreteras que recorren España.

Muy cerca de aquí, la estatua con el símbolo de la ciudad, el Oso y el Madroño, punto de quedada de muchos madrileños, sobre todo los fines de semana. Después de los correspondientes selfies, nos vamos a conocer uno de los barrios más emblemáticos de la capital.

Barrio de los Austrias

Es el casco antiguo de la ciudad. El viejo Madrid se puede recorrer tranquilamente caminando en un par de horas. Sólo hay que adentrarnos en sus calles irregulares y con nombres de retazos de historia de España.

Plaza Mayor

Centro de comercio y de reuniones populares, desde el siglo XVI hasta ahora. Tiene 10 entradas, la mayoría en forma de arco, el principal, conocido como Arco de Cuchilleros. Situado en el lado oeste de la plaza, da paso a la Cava de San Miguel y la calle de Cuchilleros. Aquí encontraremos los mesones y tabernas más típicas de Madrid. ¡Tapeo asegurado en cualquier momento del día! Dentro de la plaza destacar varios edificios y monumentos que no puedes dejar de ver.

Plaza Mayor con Casa de la Panadería y estatua de Felipe III, en Madrid

Casa de la Panadería y de la Carnicería. Actualmente pertenecen al Ayuntamiento. La primera es la Oficina de Turismo de Madrid. Y el segundo edificio no tiene, a día de hoy un uso definido. Se caracteriza porque esta rematado por dos torres laterales angulares.

Estatua de Felipe III. Es la escultura de este rey de Hamburgo montado a caballo que preside la plaza Mayor desde el siglo XIX, después de estar instalada en diferentes sitios de la Villa durante muchos años.

Antes de abandonar la Plaza Mayor tienes que probar el tentempié más famoso de Madrid: el bocata de calamares. El olor característico te llevará a los bares en las calles aledañas.

Plaza de Oriente

Fachada principal del Palacio Real de Madrid con la Plaza de Armas

El Palacio Real preside esta enorme plaza peatonal. Tendrás que dejar para otra visita a Madrid la entrada al palacio porque te puede llevar otro par de horas recorrer las principales estancias.

Catedral de la Almudena

De estilo neogótico, se empezó a construir en 1883, pero no se terminó hasta 100 años después. Se puede visitar de forma gratuita, con un donativo de 1 euro, todos los días desde las 9 a 20.30 horas. Merece la pena visitar su cripta, situada debajo de la catedral. El acceso se hace por la calle Mayor y también es gratuita.

Jardines de Sabatini

Deben su nombre al responsable de su diseño y construcción, el italiano Francesco Sabatini. Limitan por el lado este de la Plaza de Oriente. Puedes tener una perspectiva estupenda desde la barandilla que hay en la calle Bailén. A las espaldas se encuentran otros jardines, de mayor dimensión, repletos de setos y fuentes: son los Jardines del Campo del Moro.

Jardies Campo del Moro con Palacio Real de fondo

Teatro Real

Al otro lado de la plaza de Oriente se encuentra la de Isabel II presidida por el Teatro Real. Uno de los auditorios de música de referencia a nivel europeo. Cada temporada se estrenan las principales óperas y ballets del mundo. Este teatro organiza visitas guiadas para conocer por dentro este edificio escénico de casi 1.500 metros cuadrados.

Plaza de la Villa

Muy cerca del Palacio Real encuentras esta plaza peatonal rodeada de edificios que datan de los siglos XV, XVI y XVII. El arquitecto Juan de Villanueva fue el encargado del trazado de esta plaza en el siglo XVIII. Desde entonces ha sido sede del Ayuntamiento de Madrid, aunque en el año 2007 se trasladó la alcaldía al Palacio de Cibeles.

 Qué hacer por la tarde

Una vez que hagas un par de paradas por las tabernas más antiguas de Madrid, en el barrio de los Austrias y llenes el estómago, te recomendamos bajar la comida con un paseo por el parque más famoso de la capital: El Retiro.

El Parque de El Retiro

El Retiro, lago con fuente Palacio de Cristal Madrid

Es conocido como el pulmón verde de la ciudad. Lo mandó construir el rey Felipe IV y desde el siglo XIX está abierto como parque público. Hoy en día es un lugar donde se puede pasear, hacer deporte, tomar algo en sus terrazas, montar en barca en el lago principal o visitar alguna exposición en los dos pabellones que hay dentro: La Casa de Vacas y el Palacio de Cristal. La entrada es libre y gratuita. En este parque también se celebran eventos puntuales como la Feria del libro o carreras populares durante los fines de semana.

Paseo del Prado-Recoletos

Sin duda, es uno de los ejes donde encontramos los monumentos y museos más importantes de la ciudad. No os empeñéis en verlo todo. Quizá con un paseo por esta avenida os haréis una idea de lo que se puede visitar si venís con más tiempo.

Puerta de Alcalá

Puerta de alcalá monumento de Madrid

Es el monumento más fotografiado que ha visto pasar la historia de la ciudad desde que el rey Carlos III lo mandara construir en el siglo XVIII. Situado en la plaza de la Independencia, justo al lado de El Retiro, la puerta de Alcalá se ha convertido en el símbolo indiscutible de Madrid. Es una de las 5 puertas reales que daban acceso a la ciudad. Los turistas y visitantes no se van de la capital sin tomar una instantánea de este monumento. Si bajas por la calle Alcalá, te encontrarás otra de las plazas más visitadas y fotografiadas.

Plaza de Cibeles

Aquí nos espera la diosa Cibeles subida a un carro tirado por dos leones. Su origen como fuente fue la de abastecer de agua a los madrileños en el siglo XVIII. Hoy se ha convertido en una estatua decorativa, además de ser el símbolo para los madridistas, que vienen hasta aquí a celebrar las victorias del Real Madrid.

Plaza de cibeles junto al ayuntamiento de Madrid

Frente a la fuente, el Palacio de Cibeles o de Comunicaciones. Inaugurado en 1919, el edificio fue al principio y hasta hace pocos años sede central de Correos. Hoy sirve para acoger las dependencias del Consistorio municipal. Arriba hay un mirador y un restaurante desde donde se contemplan unas vistas impresionantes de la ciudad. Si puedes, no dudes en subir y contemplar el atardecer.

Museo del Prado

Como una de las mejores pinacotecas del mundo, es necesario dedicarle bastante tiempo. Así que quedaros con su ubicación y con los datos imprescindibles, de horarios de visita y precios para otra vez.

Entrada al museo delPrado. Puerta lateral de Goya en la calle de Felipe IV

Los Jerónimos

Con este nombre es como lo conocen los madrileños, pero realmente se llama Parroquia San Jerónimo el Real. Fue un convento en época del Felipe IV, pero con el paso del tiempo sólo se conserva la iglesia y uno de los claustros. Precisamente éste último y gracias a la ampliación del museo del Prado, se ha incluido dentro del edificio y es conocido como el Cubo de Moneo.

Real Jardín Botánico

Si eres un aficionado a la Botánica, puedes entrar y recorrer, entre otras curiosidades, su amplia exposición de bonsáis o sus impresionantes invernaderos. Está justo al lado del museo del Prado.

Plaza de Neptuno

Realmente donde está situada la fuente se llama plaza de Cánovas del Castillo, pero los madrileños la conocen como plaza de Neptuno por la escultura que hay, hecha en mármol blanco. Desde aquí se pueden contemplar los dos hoteles más emblemáticos de Madrid: el Ritz y el Palace. Y a escasos metros verás los dos leones que presiden el Congreso de los diputados.

Esta plaza es además el punto de encuentro del equipo rojiblanco de la ciudad para celebrar sus triunfos.

Museo Thyssen

A escasos metros encontramos la otra gran pinacoteca de la ciudad. Pero para ver esta colección de arte de la familia Thyssen-Bornemisza, necesitaríamos entre 2 y 3 horas. Así que apúntalo para tu próxima visita.

Qué hacer por la noche

Imagino que a estas alturas del día te dolerá hasta los pies. Por eso te recomendamos que desde Neptuno te acerques al Barrio de las Letras, que está a un par de minutos caminando y acabes ahí tu día de turismo.

Ambiente nocturno calle bario de las letras-lavapiés, Madrid

En la Plaza de Jesús hay varias alternativas muy castizas. Como La Dolores, esta taberna centenaria frente a la iglesia de Medinaceli conserva su fachada de azulejos y su típica gastronomía. Podrás degustar tapas, canapés, vermut y sus famosas gildas, una guindilla con aceitunas y anchoas pinchadas en un palillo.

Cenar tapeando de bar en bar es típicamente madrileño. Pero si prefieres algo más contundente, por las calles de Huertas, Santa María, Lope de Vega y calles adyacentes, puedes encontrar pequeños restaurantes interesantes.

Si después de cenar no tienes prisa en regresar a casa, acércate hasta la plaza de Santa Ana a tomarte una copa. Esta zona se transforma por la noche con un ambiente nocturno lleno de turistas que se mezclan con los madrileños.

Si te ha sabido a poco, que seguramente sea así, Madrid merece una visita más en profundidad. Al menos te habrás hecho una idea de todo lo que tiene esta ciudad. Según tus intereses y gustos, cuando vuelvas, ya sabes dónde tendrás que dirigirte.