El ayuntamiento de Madrid tiene previsto comprar electricidad sin intermediarios

Electricidad sin intermediarios para el Ayuntamiento de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha acordado la creación de un proyecto a través del cual poder lograr reducir el consumo de luz en la capital. Dicho proyecto, que ha sido denominado como “proyecto piloto de soberanía energética”, busca eliminar a las empresas intermediarias que hasta el momento han participado en la compra de energía en el mercado. En este sentido, el Ayuntamiento de Manuela Carmena pretende realizar las compras de energía eléctrica de forma directa, lo que según el consistorio permitirá ahorrar significativamente en la factura de la luz, como ya han hecho otros territorios, siendo por ejemplo el caso de la ciudad de Avilés (Asturias) con un proyecto pionero de alumbrado con el que han llegado a ahorrar hasta un 20% en su factura eléctrica.

La medida, que afectará al consumo de los edificios municipales por el momento, se implantará en unos diez inmuebles de la capital. A través de un nuevo procedimiento de subasta pública que permitirá la puja también de medianas y pequeñas empresas en las adjudicaciones, se logrará reducir la factura de consumo del consistorio en alrededor de un 7%, según ha manifestado el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato.

Este tipo de compra directa otorgará también mayores posibilidades de adjudicación a todas aquellas empresas que piensen tener en cuenta el ahorro energético, su origen totalmente renovable, y el preocupante problema de la pobreza energética por el cual se están viendo seriamente perjudicadas en los últimos tiempos numerosas familias de ésta y otras ciudades.

El proyecto parece gozar, por tanto, de buenas perspectivas si se toman en cuenta las localidades que ya han comenzado a gestionar el consumo de la luz de la misma forma y sus resultados, encontrándose en la Comunidad de Madrid también un ejemplo de este tipo de gestión en el municipio de Rivas. De este modo el Ayuntamiento de Madrid busca poder ponerse a la cabeza de otras localidades, convirtiéndose en un futuro modelo para otros ayuntamientos que busquen también la mejora en el consumo de la luz, que tiende a suponer en el caso de la capital de España un consumo equivalente al de unos 50.000 hogares madrileños. Una cifra verdaderamente alarmante, que parece entrar en conflicto serio con los marcos legislativos acordados en París contra el cambio climático.

Un Madrid eficiente para el año 2018

Todas estas nuevas medidas relativas a la compra y al suministro de la energía eléctrica buscan implantarse en el próximo año 2018, y con ellas no solo se busca contribuir a una mejora del medioambiente con un menor gasto de consumo y ajustándose el mismo a las necesidades reales de cada uno de los edificios, sino también reducir en buena medida la inversión económica que le supone al Ayuntamiento de Madrid abastacer a tantos inmuebles. De nuevo, en palabras del delegado de Economía y Hacienda, estos cambios supondrán nada más y nada menos que una reducción del gasto en torno a unos 6 millones de euros al año, cifra desde luego nada desdeñable.

Estos motivos son los que han llevado al propio consistorio a tildar al proyecto de “enorme importancia” desde el punto de vista político y económico, por cuanto podría suponer no solo para el ahorro económico de una ciudad como Madrid, sino también porque podría llevar a la capital a convertirse en la vanguardia de una nueva época, mucho más preocupada por el medio ambiente y por el conveniente ajuste del gasto a las necesidades concretas de cada caso y de cada uno.