Disminuye La deuda del Ayuntamiento de Madrid con el gobierno de Carmena

Según datos oficiales del Banco de España, la deuda del Ayuntamiento de Madrid se redujo el pasado año 2016 en torno a los 1.000 millones de euros. Esto supone una reducción de la deuda de dicho Consistorio en casi un 20%, confirmándose de este modo que el Ayuntamiento de Madrid trabaja a buen ritmo en cuanto a la disminución de su déficit. Esta, sin duda, es una muy buena noticia, puesto que el Consistorio madrileño es, hasta la fecha, el más endeudado de toda España con un déficit que sigue acumulado de casi 5.000 millones de euros. A Madrid le siguen, en este sentido, otras ciudades como Zaragoza, Barcelona, Valencia y Málaga, con un ritmo mucho menor en su camino hacia la amortización y recuperación de sus respectivos consistorios.

Los datos son mucho más halagüeños si tenemos en cuenta el periodo completo del ejercicio de Ahora Madrid en el ayuntamiento, puesto que el porcentaje de amortización de la deuda con respecto a la cifra encontrada a la llegada del grupo liderado por Carmena al gobierno de la capital, asciende a un 32% en total, lo que equivale a nada más y nada menos que 1.793 millones de euros.

De este modo, la deuda existente aún se sitúa ya por debajo de lo previsto para 2018 en el último Plan de Reducción de la Deuda realizado durante el mandato de Ana Botella.

Disminución de la deuda y aumento del gasto social

El equipo de Manuela Carmena ha optado de manera destacada por el gasto social, habiéndose incrementado con respecto al periodo anterior en un 22%, así como por las inversiones que han subido casi en un 30% con respecto al anterior ejecutivo. El gasto social, aplicado sobre todo a las necesidades básicas de determinados grupos de población, se ha estimado por parte de Ahora Madrid como un gasto ineludible y fundamental, según ha explicado Carlos Sánchez Mato, el delegado de Hacienda del grupo. Los temas principales a tratar en cuestión de gasto social están siendo la gestión, recuperación y promoción de la vivienda pública, la educación y el problema del absentismo escolar o la rehabilitación de bienes inmuebles. El tema de la educación es del todo prioritario para Carmena, que ha destinado más de la mitad del gasto social en esta partida, con un monto que ronda los 46 millones de euros.

El Consistorio apuesta también por la participación ciudadana con proyectos que se pueden proponer y votar, por una mayor autonomía de los diferentes distritos de la capital, por la inversión en la mejora del sistema de limpiezas y acondicionamiento de las vías públicas, o por la renovación de los medios de transporte de los cuales depende el Ayuntamiento, como es el caso de la flota de autobuses de la EMT.

La disminución de la deuda se ha basado en una reestructuración de las prioridades del gasto y en acciones como el aumento del IBI a los bienes inmuebles de carácter no residencial y de mayor valor, o en el cese de las bonificaciones de las cuales eran beneficiarios determinados edificios inmuebles pertenecientes al Patrimonio Histórico, como la sede del Hotel Ritz, situada en pleno distrito de Retiro. Estas bonificaciones se han reorientado en pos de edificios destinados a la ciencia y/o a la investigación.

Presupuestos abiertos

La web del Ayuntamiento madrileño, que dispone de una sección de presupuestos abierta a los ciudadanos, recoge también otras medidas, como el aumento de las partidas para la creación o mejora de escuelas y polideportivos, para la realización de actividades culturales o para la recuperación y rehabilitación de personas con problemas relacionados con las adicciones. Se han reducido, por el contrario, el gasto en otras partidas presupuestarias, como en el caso de las relacionadas con la publicidad o a las externalizaciones a empresas privadas.

Parece cumplir Ahora Madrid, por tanto, con sus diferentes promesas electorales como la relativa a aumentar los impuestos sobre aquellos con rentas más altas, como es el caso de grandes empresas como Telefónica o Apple, que habrán visto mermados en buena parte sus ingresos con la suspensión de las bonificaciones del IBI a sus bienes inmuebles, lo que según algunos podría mermar también, a la contra, el interés inversionista en la capital de determinados grupos empresariales. Empresas como Primark, sin embargo, se han interesado en la capital de España como destino para ampliar sus sedes a pesar de esta medida relacionada con el IBI de las grandes superficies, lo que sin duda es una buena noticia para los madrileños y para el saneamiento de la economía y de la deuda del erario de esta ciudad.

Manuela Carmena

Fotografía David Arenal

La política de destino y gasto de los presupuestos de Ahora Madrid, que ha contado con el apoyo del PSOE, ha entrado en confrontación, sin embargo, con el Ministerio de Hacienda dirigido por Cristóbal Ricardo Montoro, al no mostrarse de acuerdo con determinadas políticas de reestructuración de la deuda por parte del grupo de Carmena, como es precisamente la que atañe al IBI de determinadas grandes empresas. A pesar de los desacuerdos con Moncloa, el Ayuntamiento de Madrid planea seguir con su política económica como hasta ahora, con el fin de que la deuda se vea reducida todavía a la mitad con respecto a lo que ya se ha logrado y esperando que al fin remita antes del año 2030, fecha para la que en teoría (y según la recuperación prevista de la economía) podría darse ya por finalizada.

Si el Ayuntamiento de Madrid consigue equilibrar bien su partida de presupuestos, continuando al mismo ritmo en cuanto a la reducción y equilibrio del gasto, es muy probable que los madrileños dejen de ser los más endeudados de España, viéndose eliminados, en consecuencia, los más de 1.000 euros por habitante con los que aún contribuye la ciudadanía madrileña a la deuda de su capital, a pesar de las mejoras realizadas para la recuperación de la economía de esta ciudad.