Situación política en Madrid tras las elecciones de 2015

Elecciones Madrid 2015

La situación política en Madrid ha dado un giro de 180 grados respecto a lo que, hasta hace unos pocos meses, era la tónica habitual. El origen de todo ello fue, en resumidas cuentas, las elecciones autonómicas y municipales que tuvieron lugar el pasado mes de mayo de 2015. Por un lado, tras más de una década en la que el Partido Popular ostentó la alcaldía de la capital de España de manera bastante holgada, esta pasó a manos de Manuela Carmena, una ex jueza que lideraba la nueva formación Ahora Madrid. Por otro, a pesar de que Cristina Cifuentes logró ganar las elecciones a la presidencia de la comunidad autónoma, necesitó del apoyo de Ciudadanos para conseguirlo.

En primer lugar vamos a centrarnos en el tema de la alcaldía. Manuela Carmena, líder de la formación independiente aunque vinculada a Podemos denominada como Ahora Madrid, logró la vara de mando a pesar de no haber superado al Partido Popular en las votaciones. Eso sí, la diferencia entre votos y concejales fue tan pequeña que, con solo el apoyo del Partido Socialista Obrero Español de Antonio Carmona, consiguió los votos suficientes votos como para ser investida. Todo ello, por supuesto, ante la crítica feroz de Esperanza Aguirre.

Desde entonces, Manuela Carmena ha vivido unos meses relativamente convulsos. Si bien es cierto que, en un primer momento, tuvo que enfrentarse a la crisis que supuso los comentarios xenófobos de uno de sus concejales a través de la red social Twitter, poco a poco todo transcurrió hacia la normalidad. Además, a pesar de las leyes dictadas por el Gobierno de España y de la jurisdicción en vigor, ha conseguido aprobar medidas que iban en contra de los desahucios con mayor o menor éxito. Asimismo, ha conseguido rebajar los costes de las administraciones públicas locales suprimiendo algunos privilegios y, con ello, reducir la deuda total de la ciudad.

La nube de contaminación supuso y sigue suponiendo uno de los grandes problemas a los que se está teniendo que enfrentar la alcaldesa de Madrid. Y es que alcanzó tales niveles que tuvieron que activarse diversos protocolos con el objetivo de disminuir el tráfico en la capital de España con el consecuente descontento de buena parte de sus habitantes. Además, la última Cabalgata de Reyes celebrada el día 5 de enero de este año tampoco estuvo exenta de polémica al decidir el ayuntamiento que dos mujeres se disfrazasen de reyes.

Por su parte, el gobierno autonómico de Cristina Cifuentes y el Partido Popular en colaboración con Ciudadanos también ha tenido que enfrentarse a múltiples obstáculos. La líder popular, desde un primer momento, trató de presentarse como un soplo de aire fresco desvinculándose de las tramas de corrupción que habían marcado a los anteriores gobiernos de Esperanza Aguirre, Ignacio González y Alberto Ruiz Gallardón. Una tarea que, desde luego, no está siendo sencilla debido a que las principales causas de estas tramas siguen siendo investigadas por los jueces y escándalos nuevos parecen salir a la palestra día tras día.

En definitiva, Madrid está experimentando nuevos tiempos y nuevas formas de hacer política. Como suele pasar, la capital de España ha sido pionera, junto a Barcelona, en dar paso a los últimos movimientos frente a los partidos tradicionales. ¿Un futuro esperanzador?